Una cuarentena para recordar: Vestimenta de pandemia.

Una cuarentena para recordar: Vestimenta de pandemia.

Nunca esperé ser parte de ningún hecho histórico como este. Pero el 18 de marzo, mi vida «normal» cambió para siempre cuando Costa Rica se unió a otros países del mundo en la implementación de medidas de protección contra la pandemia del COVID-19.
Desperté sintiéndome perdida y temerosa. A medida que pasaban los días en cuarentena, traté de alentar a mis familiares, amigos y a mi misma. Considero que es una gran oportunidad para cambiar, crecer y adaptarse. Y las cosas han mejorado desde entonces… Cambiando, creciendo y adaptándose. Pero también soy reportera de moda, así que me quedaré contigo en esta misión.

¿Ustedes estaban preparadas para un desafío de moda de «quedarse en casa» indefinidamente?

Yo tampoco, pero es lo que terminé haciendo.

En Costa Rica hace tanto calor que no tengo pantalones deportivos. El cual parece ser el atuendo favorito de las celebridades en la pandemia. Lamentablemente, no es un artículo que me guste acumular en mis cajones.
Tengo muchos pantalones de yoga, pero ¿siguen siendo cómodos después de hacer yoga? Solo sirven para darse cuenta del peso ganado en la semana.
Los primeros días, aún en shock, fue muy difícil salir de mis pijamas. Pero conforme fue pasando el tiempo, mi estado de ánimo cambió de incertidumbre a depresión. Para entonces me di cuenta de que si yo quería ver la luz al final del túnel, tenía que vestirme.

¿Pero por dónde empezar?

Primero, hice espacio en mi armario para mi ropa de pandemia, que debe ser sumamente cómoda, fresca y simple. Comencé con mis vestidos, agarrando los que puedo usar para ir al supermercado o tomar una siesta. Luego agregué shorts, muchos shorts, que son perfectos para emergencias. Si tuviera que elegir un atuendo inmune sería una tank top y shorts, eso es parte del «kit de supervivencia» de Guanacaste, como un todo terreno, así que estoy lista para montarme en mi bicicleta e ir a comprar comida o para trabajar en el jardín. Si uso un traje de baño todo el día, mi estado de ánimo de vacaciones regresa. En contraste, temo con las noticias y el miedo mundial. Me hace sentir culpable disfrutar de la vida mientras otros están sufriendo.

Por último, pero no menos importante, mis vestidos formales y elegantes, los que me hacen sentirme normal de nuevo. Los mantengo para usar durante las reuniones de zoom en línea.
A veces incluso le agrego algunos zapatos y joyas, los cuales no le importan a la cámara.
No estamos seguros de cuánto durará esta cuarentena. Mientras tanto, ¿por qué no tener una cita con tu pareja para disfrutar en tu porche delantero y ponerte tu mejor ropa? Crea un desfile de moda con tus hijos. Regala lo que no necesitas. Mira algunos episodios de Marie Kondo y organiza su armario.

Recuerda: cambiando, creciendo y adaptándote.

Ver la revista completa acá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.